martes, 19 de marzo de 2013

Javierada 2013

Un año más la Pastoral Universitaria de Madrid se ha unido a la tradicional Javierada 2013 (peregrinación cuyos inicios datan del año 1940) para honrar a San Francisco Javier, misionero jesuita y el santo navarro por excelencia.
Grupo de Pastoral Universitaria
En esta ocasión se aprovechó la convocatoria de la Delegación de Juventud de la diócesis de Madrid dentro del contexto de la Misión Madrid en el Año de la Fe. 


Atardecer en el camino
Comienza la caminata
En total, según informó el Diario de Navarra que estaba cubriendo el evento, unos 21.000 peregrinos acudieron al castillo de Javier el día 16 de marzo, de los que más de 3.000 eran procedentes de Madrid.

En lo que sigue haremos un breve relato de las vivencias de ese fin de semana, que ha sido para todos muy enriquecedor tanto en lo espiritual como en la convivencia con nuevos amigos, terminando con un ambiente de gran camaradería.

Día 15, viernes.
Presentaciones
Salimos de Madrid por la tarde con rumbo a la localidad navarra de Marcilla, a unos 60 Km de Javier, donde vamos a pasar la noche en el polideportivo municipal. 

Y lo primero es presentarnos y conocernos, ya que vamos a convivir durante los próximos días y la mayoría, salvo el grupo de la Escuela de Industriales que arrasó, no nos conocíamos.

Día 16, sábado.
Salimos temprano del polideportivo y el autobús nos deja en la carretera, a unos 24 Km de Javier, para iniciar nuestra caminata. 
 
La Venta de Judas
Una sonrisa típica
Ya se ven numerosos grupos de peregrinos que van caminando por la carretera, algunos desde Pamplona, y, aunque hay nieve a los lados de la carretera y hace frío, la alegría es la nota predominante.


Instrucciones para la marcha
Una parada obligada para reponer fuerzas es en La Venta de Judas, clásico lugar de avituallamiento donde voluntarios reparten comida y bebida a todos los que se acercan. ¡Y nosotros no fuimos menos que los demás! 


¡Comida!
¡Siga la flecha!
Con el tiempo un tanto inestable continuamos caminando hasta llegar a Sangüesa, lugar elegido para comer y donde comienza el tradicional Via Crucis, comida que está animada con un poco de lluvia y otro poco de frío, pero que en vez de asustarnos nos anima aún más. 
  
El grupo en Javier

En Sangüesa se van concentrando los peregrinos, que llegan desde todos los lugares, para iniciar juntos el Via Crucis hasta el castillo de Javier. Además de jóvenes universitarios y colegiales, también se ven familias enteras, personas mayores, madres con niño en el carrito,... lo que da idea de la importancia que tiene este día para las personas del lugar y de toda Navarra.
  
Via Crucis
Misa multitudinaria
Salimos de Sangüesa a las 3 de la tarde y recorremos los 8 Km que nos separan de Javier en casi 2 horas, llegando justo a tiempo para la celebración de la misa. Es realmente impresionante ver el río de gente por la carretera hasta llegar a Javier.
  
Basílica de Javier
La explanada del castillo está llena a rebosar para la misa presidida por el Cardenal de Madrid, y aunque el tiempo no es el ideal, debido al frío y la lluvia, todo el mundo la sigue con mucha atención. 

Una vez concluida la misa podemos visitar el castillo donde nació San Francisco Javier, la iglesia donde fue bautizado y la Basílica que se construyó en su honor, todo muy bien conservado. 


Cristo de la Sonrisa
En el castillo se conserva una talla del siglo XIII en madera conocida como el Cristo de la Sonrisa, que es muy venerado porque, según la tradición, la escultura sudaba sangre cuando San Francisco Javier estaba agonizando, y es el único que está sonriendo en la cruz.

Ya se hace tarde y regresamos al polideportivo de Marcilla, que a estas alturas nos parece nuestra segunda casa, para cenar, y tras una velada que nos hace pasar un rato muy agradable nos disponemos a iniciar un merecido sueño reparador.

Día 17, domingo.
Misa en el polideportivo
Después de un rato de oración en la capilla del convento de las madres concepcionistas de Marcilla tomamos el bus y nos dirigimos a Pamplona para participar en la misa que se ha organizado a las 12h. para los peregrinos que han venido desde Madrid. Somos tantos que hay que celebrarla en el polideportivo de la Universidad de Navarra, que está totalmente abarrotado.  

Puesta en común
Pero antes de comenzar la eucaristía aprovechamos para hacer una puesta en común de las impresiones que hemos tenido durante este fin de semana, en las que el denominador común es la alegría de la fe compartida y vivida con otras personas de la misma edad, hecho que en las circunstancias habituales de la vida cotidiana de la universidad no se suele dar.
  
Convento Clarisas de Belorado
Y nada más terminar la misa emprendemos el camino de regreso hacia Madrid... pasando por el pueblecito burgalés de Belorado, donde nos espera una sorpresa muy agradable: visitar el monasterio de clausura de las hermanas clarisas y departir un rato con ellas para intercambiar impresiones. Nos llama la atención su alegría y espontaneidad, reflejo de su vida entregada a Dios entre los muros del monasterio.

Y ya por fin emprendemos rumbo a casa, con la satisfacción de haber pasado un fin de semana estupendo y esperando volver a vernos en próximas actividades de la Pastoral Universitaria. 

¡Muchas gracias a todos y cada uno!

Grupo con la bandera
La Historia de la Semana

1 comentarios:

La Abuela Libert 27 de marzo de 2013, 19:32  

¿Qué puede decir una señora mayor? ¡que os envidio!, me haceis revivir tiempos en que yo era una de las componentes de grupos como ese, guiadas por el sacerdote de la parroquia. Besos para todos