miércoles, 21 de noviembre de 2012

Visita a Tierra Santa - 2

Nacimiento del río Jordan
Día 26 de octubre. Iniciamos la jornada visitando Cesarea de Filipo, lugar conocido actualmente como Banias. En este sitio es donde nace el río Jordan y donde Herodes el Grande construyó un palacio aprovechando el buen clima de la zona. Se conservan las ruinas de un templo anterior dedicado al dios Pan.

En este lugar se recuerda el viaje de Jesús con sus discípulos cuando, a propósito de lo que decía la gente, les pregunta: "y vosotros ¿quién decís que soy yo?"

Renovación del Bautismo
Templo del dios Pan
Aprovechando las aguas del Jordan hicimos la renovación de las promesas bautismales, en medio de una fina lluvia que se sumó a la celebración.

Cesarea de Filipo
El siguiente punto a visitar es Tagbha, donde se conmemora el milagro de la multiplicación de los panes y los peces. Un mosaico de la época bizantina lo recuerda y en torno a él se ha levantado el santuario actual.

Ruinas de Cafarnaún
Casa de Pedro
Después nos dirigimos a Cafarnaúm, lugar predilecto de Jesús donde vivía Pedro y que aparece varias veces en los evangelios. Cafarnaúm era un lugar importante en la época romana por ser lugar de frontera donde se recaudaban los impuestos y precisaba de una guarnición de soldados. Allí fue donde Jesús curó al criado del centurión romano.

Sinagoga de Cafarnaún
Iglesia de las Bienaventuranzas
Se conservan numerosas ruinas de la ciudad y en particular la 'casa de Pedro', sobre la que han construido una iglesia que estropea un poco la visión de la misma. La sinagoga que está al lado es posterior a la época de Cristo y es una de las mejor conservadas de la época.

Para comer nos dirigimos a un kibutz famoso a orillas del mar de Galilea para saborear el 'pez de San Pedro', típico en la zona desde la pesca milagrosa. Pero ya queda lejos aquella imagen ideal que se tenía de los kibutz. Ahora son simplemente una empresa más dedicada a sus negocios: ¡de postre nos dan un simple dátil!

Iglesia del Primado de Pedro
Después visitamos el Monte de las Bienaventuranzas, lugar que inspira recogimiento, quietud y paz. Y es fácil retroceder 20 siglos para imaginarse la escena de Jesús con los pobres y necesitados de este mundo.

Embarcadero
Lago Tiberíades
Muy cerca se encuentra una sencilla iglesia que conmemora el Primado de Pedro, al lado de una sencilla escalera de piedra que recuerda un embarcadero para las barcas de los pescadores. En la actualidad el agua ha bajado bastante, pero en aquella época llegaba hasta las rocas. 

Y estando en el lago de Tiberíades o mar de Galilea, no podía faltar un paseo en barca por el lago, con el que concluimos el día bastante agotados, pues ha sido muy completo.

Día 27 de octubre. Comenzamos visitando la ciudad de Jericó, la ciudad de las palmeras, un espléndido oasis en medio del desierto en el que se han encontrado restos del siglo VIII a.C., lo que da idea de que ha sido un lugar habitado desde tiempo inmemorial.
Oasis de Jericó
Monasterio ortodoxo, Jericó
En la actualidad está bajo control de la Autoridad Palestina, y hay que pasar el preceptivo control israelí. Llama la atención un monasterio ortodoxo griego del siglo XII construido sobre la ladera del Monte de las Tentaciones, conmemorando las tentaciones de Cristo.

Playa en el Mar Muerto
Iglesia de la Dormición de María
Seguimos nuestro camino con una visita muy rápida al Mar Muerto, que según nos dicen cada día que pasa está más muerto debido a la sobreexplotación de sus recursos naturales, la evaporación y el poco aporte de agua. 

Y llegamos a Jerusalén. En Jerusalén hay tantos lugares para visitar que una estancia de pocos días se queda muy corta para cubrir todas las expectativas, así que hay que ir midiendo los tiempos. 
Vista de Jerusalén y muro
Escala Santa

El primer lugar es el Monte Sión, donde se encuentra el Cenáculo y la iglesia de la Dormición de María. Aunque la propiedad del lugar pertenece a los franciscanos desde el siglo XV, por diversas vicisitudes históricas no tienen libertad de uso y los judíos han abierto una escuela rabínica...

Muy cerca se encuentra la iglesia de San Pedro in Gallicantu, donde 'cantó el gallo'  y Pedro lloró arrepentido.  Las excavaciones han revelado que allí se encontraba un palacio de la época de Cristo que podría ser el del sumo sacerdote Caifás, con celdas e instalaciones para la guardia. Se conserva una escalera de piedra por la que tuvo que pasar Jesús la noche de su pasión. 

Vista de Jerusalén, con el cementerio judío a la izquierda

Desde este lugar hay una vista de Jerusalén muy bonita, donde se aprecia un cementerio judío al lado del Monte de los Olivos y el tristemente célebre muro que separa la parte hebrea de la palestina, impidiendo el paso natural de la gente. 

Día 28 de octubre. Otro día intenso nos espera. Comenzamos visitando el pueblo de Ain Karem, cerca de Jerusalén, donde se encuentra la iglesia de la Visitación, lugar que recuerda la casa de Isabel y Zacarías y la visita de la Virgen a su prima. Llama la atención que el Magnificat está escrito sobre cerámica en numerosas lenguas.

Magnificat
Iglesia de la Visitación
Y cerca de ella se encuentra la iglesia de San Juan Bautista, donde se conmemora su nacimiento. Aquí el motivo ornamental que predomina es el Benedictus, también en cerámica y en multitud de lenguas.

Después de ver una enorme maqueta del Jerusalén antiguo y hacernos una composición de lugar, nos dirigimos hacia Belén, donde visitamos el Campo de los Pastores, donde se les apareció el ángel proclamando la buena nueva, y la Iglesia de la Natividad, donde se venera la gruta del nacimiento de Jesús y el pesebre.

Iglesia de San Juan Bautista
Iglesia Campo de los Pastores
Esta iglesia, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se reconoce como la más antigua de todo Oriente Medio, pues se salvó de la destrucción general de todas las iglesias que realizaron los turcos en el siglo VII debido a que vieron en la fachada un mosaico representando a los Reyes Magos que estaban vestidos como ellos, y no se atrevieron a derruirla.

Aunque hay que esperar un buen tiempo para acceder a la gruta del nacimiento por tantos peregrinos que hay, constituye un momento espiritual muy intenso poder orar unos momentos en este lugar tan especial.

Maqueta del Jerusalén antiguo

(Visita a Tierra Santa - 1)                            (Visita a Tierra Santa - 3)

La Historia de la Semana

0 comentarios: