jueves, 8 de noviembre de 2012

El tamaño de las personas

¿Cómo medimos el tamaño de las personas? Naturalmente la pregunta está hecha para hacernos reflexionar un poco. 

No nos referimos al tamaño físico de las personas, que es muy fácil de evaluar a simple vista, sino a su 'tamaño espiritual', ése que sólo se aprecia con los ojos del corazón y las gafas del amor.

El texto de esta semana recuerda de forma evidente un aserto que solemos decir pero que a veces se nos olvida: el tamaño de la persona se conoce por sus obras.

Y es un buen recordatorio para todos los que aspiramos a ser grandes de corazón, generosos con los demás y dispuestos a luchar por nuestros sueños e ideales.

Aquí va a continuación El tamaño de las personas. ¡A ver si estáis de acuerdo!

==================
El tamaño de las personas

Una persona es enorme cuando habla de frente y vive de acuerdo con lo que dice, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe con franqueza.

Pero es pequeña cuando sólo piensa en sí misma, y les hace creer a los otros que piensa en ellos; cuando es poco gentil, cuando no colabora, cuando abandona a alguien en el momento en que más lo necesita.

Una persona es gigante cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto contigo, cuando trata de entenderte aunque no piense igual que tú.

Una persona es grande cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra no sólo de acuerdo con lo que esperan de ella, sino con lo que espera de sí misma.

Pero es pequeña cuando decepciona, cuando hiere, cuando actúa con orgullo, cuando no es solidaria, cuando miente, cuando no sabe pedir perdón.

Una persona es grande cuando sabe dar, cuando no tiene miedo de recibir, cuando le caracteriza la alegría, cuando enfrenta la tristeza, cuando domina la ira.

Pero es insignificante cuando desprecia, cuando olvida los favores, cuando sólo busca su brillo, sus intereses, su bienestar. Se empequeñece aún más cuando agrede, cuando falsea su testimonio, cuando mata con maledicencia.

Una persona es grande cuando extiende su mano, cuando cierra su boca y abre su corazón, cuando su sensibilidad es tan grande que sabe ver en el corazón del otro …

 La Historia de la Semana

0 comentarios: