miércoles, 16 de octubre de 2013

Decálogo para sentirse mal

Ya hemos incluido varios decálogos en el blog, y el de esta semana, titulado Decálogo para sentirse mal, me ha parecido muy interesante para compartir.

Evidentemente ninguna persona quiere sentirse mal, salvo que esté mentalmente enferma. Pero, en ocasiones, en la búsqueda ansiosa del ‘sentirse bien’, de la búsqueda de la felicidad, no caemos en la cuenta de algunas cosas muy sencillas que podemos evitar y que repercutirán en un sentirse mucho mejor con uno mismo y con los demás.
 
Conviene por ello identificar estos errores frecuentes para poder superarlos, resolverlos y no caer en ellos. Por poner un ejemplo: el pensar de modo pesimista va haciendo que las cosas no se vean en su realidad objetiva.
 
Este decálogo es un resumen de los mismos que espero os sea de utilidad.
====================
Decálogo para sentirse mal

10 ideas que nos harán sentir mal y no nos dejarán madurar: 

1. Perfeccionismo desbordado. Estar sometido a la tiranía de los “debería”: “Debería hacer esto o lo otro. O “los demás deberían....”. El primer caso puede crear sentimientos de culpa exagerados en uno mismo y el segundo, rabia y frustración hacia los otros. 

 
2. No decir lo que hay que decir y decir lo que no se debe. Conviene decir lo que se siente para que no aumente la presión interna. Se pueden decir las cosas de modo sosegado, con respeto y directamente, siendo claro y conciso, pero no agresivo. 
 
3. Hacer juicios. Aun cuando es habitual enjuiciar y formar opiniones, como por ejemplo, tal persona es callada, se pueden obviar las conclusiones precipitadas de estas etiquetas como “es callada porque no tiene nada que decir”. 

4. Miedo a cometer errores. Una de las maneras de aprender es cometer errores. Proporcionan información valiosa y revelan áreas de crecimiento personal. La mejor es reconocer el error y evitarlo en lo sucesivo. 
 

5. Incapacidad de relajarse. La relajación no significa pereza. El humor y la recreación son tan necesarios como el sueño ya que restauran el equilibrio. La risa es un tonificante físico y psíquico, y un buen antídoto contra el estrés. 

 
6. No responsabilizarse de las propias acciones. Hacerse cargo de las propias decisiones y acciones, aunque sean equivocadas, confiere autoridad. Culpar a los demás y sentirse la “víctima de las circunstancias” es una posición de debilidad que impide ser el protagonista de la propia vida. 
 

7. Proponerse objetivos no realistas. No es realista pensar que siempre se puede obtener lo que se desea. Los objetivos deben estar a la altura de las capacidades. Hay factores que condicionan nuestros resultados. 
 

8. No poder olvidar los resentimientos. Los recuerdos del pasado que causan tristeza y rabia tendrían que ser expresados, resueltos y olvidados si no se quiere que influyan negativamente en nuestro presente. 


9. Incapacidad para tolerar las frustraciones de la vida. La vida puede ser muy triste si se tiene baja tolerancia a la frustración. Es mucho mejor fijarse en lo que se tiene y no en lo que se quiere o me falta. 

 
10. Pensar de modo pesimista. Hay que estar preparado para todo lo que pueda pasar, bueno o malo. Cuando sólo se ve lo negativo, se puede acabar en la tristeza, la frustración y la depresión.


La Historia de la Semana

0 comentarios: