domingo, 10 de octubre de 2010

Recuerdos del verano

He recibido recientemente unas fotos de algunas de las actividades que he realizado este verano y he tenido la viva impresión de que ya están lejísimos, pues han sido tantas las cosas, tan intensas y tan variadas que no me parece las haya realizado hace menos de dos meses.

(La foto es del bautizo de Amané, hijo de Yoly y Juanjo, en Traspinedo, Valladolid).



Se suele decir que vacaciones es sinónimo de cambio de actividad: dejar la labor cotidiana y hacer algo distinto.
  
(Aquí en una comida familiar en Zaragoza)


En mi caso puedo afirmar he disfrutado de unas vacaciones estupendas, ya que he podido cambiar de actividad cada pocos días: desde bautizos a primeras comuniones, desde campamentos en el monte a reuniones universitarias, de vestir pantalón corto y camiseta a llevar traje y corbata,... 
(en un momento de reflexión en el campamento de Quintanabaldo, Burgos).


 Y más recuerdos estivales: a la izquierda en el bautizo de Victoria, hija de Inma y Edu, en Dueñas, Palencia; y a la derecha en el bautizo de Jesús, hijo de María Belén y Juan Carlos, en Palma de Mallorca.


Resumiendo, ¡un verano que se me ha pasado volando! Y aquí van algunos fotos para que quede constancia.



(en una visita al Coliseo romano acompañado de Gabriel, en Roma evidentemente; y en Robledillo de la Jara, Madrid, con Javier, monaguillo excepcional)

No me queda sino agradecer a todos los amigos que me han acompañado en esos días de verano y dejar constancia aquí de los gratos momentos vividos en su compañía. ¡Muchas gracias!

¡¡Y a seguir con el trabajo cotidiano!!

0 comentarios: