viernes, 4 de diciembre de 2009

Una leyenda árabe

En la historia de esta semana seguimos con el tema de la entrada anterior: la amistad, recordando en esta ocasión una leyenda árabe, sobradamente conocida pues ha circulado por la red hace tiempo, pero que nunca está de más recordar, y que versa sobre el valor de la auténtica amistad a la hora de valorar en su justa medida los agravios y los favores de las personas que queremos. 

Es todo un alegato en favor de la verdadera amistad.




====================
UNA LEYENDA ARABE

Cuenta una leyenda árabe que dos amigos viajaban juntos por el desierto y en un punto determinado del camino discutieron y uno abofeteó al otro.



El otro, ofendido, sin decir palabra escribió en la arena la siguiente frase.

"HOY MI MEJOR AMIGO ME HA ABOFETEADO"

 
Siguieron el camino y llegaron a un oasis donde decidieron parar. El que había recibido la bofetada cayó al agua y empezó a ahogarse, y fue salvado por su amigo.

Cuando se restableció cogió una navaja y grabó en una piedra.

"HOY MI MEJOR AMIGO ME HA SALVADO LA VIDA"

Intrigado el amigo le preguntó:

-¿Por que después de hacerte daño escribiste en la arena y ahora escribes en la piedra?



Sonriendo el otro respondió:

-Cuando un gran amigo nos ofende, lo debemos escribir en la arena, para que el viento del olvido y el perdón se encarguen de borrarlo. Contrariamente, cuando del amigo recibimos un gran don, lo debemos grabar en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento del mundo pueda borrarlo.

1 comentarios:

Maria Jose Diaz 9 de diciembre de 2009, 8:17  

Cuanto más ocupado estás menos tiempo tienes de agacharte a escribir sobre arena el mal que te parece haber recibido...lo malo es que se corre el riesgo de no sacar tiempo para escribir sobre roca el bien que recibiste. Escribir sobre roca para mi es algo bien concreto: es sacar huecos en el dia cotidiano para encontrarte con los que te aman.