jueves, 30 de octubre de 2014

El náufrago

La historia de esta semana constituye un claro ejemplo de lo que no hay que hacer, narrado con una dosis de humor.

Como dice el refrán popular Las ocasiones hay que tomarlas al vuelo. O lo que es lo mismo: no hay que dejar pasar y desperdiciar las oportunidades que se nos presentan en la vida.

Y un aspecto importante en la madurez y desarrollo personal es la imaginación y la creatividad para afrontar las situaciones adversas. 

¡Todo lo contrario que el náufrago de nuestra historia de esta semana...!

==========
El náufrago

Un náufrago que había salvado su vida aferrándose a un madero después de que su embarcación se hundiera, vivía en solitario en una isla desierta.


Después de muchos años de silencio y penurias, una mañana vio como el mar traía hasta su playa una lámpara brillante y misteriosa. Dicen que el hombre, sin dudarlo, frotó la lámpara y un genio apareció.

- Voy a concederte dos deseos- dijo el genio- uno por rescatarme del mar, otro, por liberarme de mi encierro.


El hombre pensó en lo que había soñado durante todos estos años en la isla…  

- Quiero tener una botella de cerveza inagotable, irrompible y eterna.

- Eso es fácil- dijo el genio-. ¡Concedido!

Una pequeña nube apareció a los pies del náufrago y, dentro de ella, una botella de cerveza. 


 El hombre bebió de ella con desesperación. Cuando terminó de dar el trago más largo de su vida, miró la botella y comprobó que seguía llena. 

Rió a carcajadas y empezó a volcar la cerveza en la arena. El dorado líquido caía infinito en la playa, pero la botella no se vaciaba. 

Arrojó entonces su preciado tesoro contra una roca, pero el cristal no se rompió y la botella continuaba llena de cerveza hasta el borde. 
  
El hombre dio otro trago interminable y satisfecho se limpió la boca con la manga de la camisa… 
 
- ¿Cuál es tu segundo deseo?- preguntó el genio- ¿Necesitas tiempo para pensarlo?

El náufrago era insaciable, y ya se sabe que los insaciables son muy poco creativos…

- ¡No! - dijo el hombre de la isla solitaria- ¡Quiero tener otra botella igual! 


La Historia de la Semana

0 comentarios: