martes, 23 de octubre de 2012

Peregrinación a la Abadía de la Santa Cruz

Abadía benedictina de la Santa Cruz
El pasado fin de semana la Delegación de Pastoral Universitaria de Madrid organizó una peregrinación a la Abadía de la Santa Cruz, en el Valle de los Caídos, en Madrid, para dar inicio de forma oficial al curso que estamos empezando, y dentro del plan general de la diócesis Misión Madrid que se está desarrollando.

Este año ha sido declarado por Benedicto XVI el Año de la Fe, y es en torno a este tema que se articulan las actividades programadas por la Delegación de Pastoral Universitaria.

 
La peregrinación comenzó a la entrada del Valle de los Caídos, donde empieza un Via Crucis que transcurre por las montañas y que se ha reabierto recientemente al público, después de estar cerrado durante varios años.

Sendero
Vista de la Basílica
El entorno es muy bonito e invita a la oración y meditación en medio de la naturaleza, alejados del bullicio de las ciudades.

Tras unas palabras del Delegado explicando el sentido espiritual de la peregrinación, comenzamos a caminar siguiendo la senda preparada en medio del monte (¡con más de 2.400 escalones!), y haciendo las correspondientes paradas en la estaciones, algunas de ellas muy bien acondicionadas como se puede ver en las fotos.

Un momento del camino
Después de un par de horas de caminar llegamos a la entrada de la basílica, excavada en la montaña, que impresiona por su grandiosidad.
Explanada de entrada
Última subida...













Una vez dentro de la basílica nos recibió el Prior de la comunidad benedictina, quien nos habló del carácter espiritual y el sentido de reconciliación y acogida que preside el lugar y que los monjes benedictinos llevan a la práctica día a día.

Interior de la basílica
Cúpula sobre el altar
El interior de la basílica es impresionante dentro de su sencillez, pues no hay una ornamentación que resulte excesivamente recargada. La cúpula es un gran mosaico donde están representados todos los santos españoles conocidos.

Después de comer tuvimos una reunión con el Obispo auxiliar encargado de la Pastoral Universitaria, donde se mezclaron canciones con testimonios y vivencias de los asistentes, y resultó un acto muy emotivo.

A continuación se celebró la Eucaristía y ya regresamos a Madrid, contentos y con el buen sabor espiritual de habernos acercado un poco más a Dios y a María.


























La Historia de la Semana

0 comentarios: