viernes, 1 de enero de 2010

8 reglas para hablar con tu Dios

¡¡Feliz inicio de año!! 

Estrenamos el 2010 con alegría y buenos deseos, y con la esperanza de que todos nuestros sueños e ilusiones se vean cumplidos. ¡Yo creo que nos lo merecemos!

Todos tenemos una idea profunda, íntima, personal que nos mueve y marca nuestras decisiones y pensamientos. Para unos será una realidad trascendental, para otros la amistad, el amor a su pareja o a su familia, o a algo más cercano, pero es un sentimiento común a todas las personas. Como resumió certeramente el poeta hablando de lo más importante para cada uno: tú le llamas Dios, yo perfume de una rosa.

La historia de esta semana está dedicada a recordar unas sencillas reglas para hablar cada uno con su Dios, porque siempre es importante -¡y a veces necesario!- establecer una buena comunicación con lo más íntimo de nuestro corazón. 



Y además está relacionado con el video musical insertado en la anterior entrada del blog.


¡Espero que os guste!

=======================

8 reglas para hablar con tu Dios

Cada día resulta más fácil comunicarse con los hombres; pero, ¿y con tu Dios?
Aquí tienes ocho reglas para llamarle y contar con Él cuando desees:


  1. Marca el prefijo correcto. No a lo loco.

  2. Una conversación telefónica con Dios no es un monólogo. No hables sin parar,


escucha al que habla al otro lado.

  3. Si la conversación se interrumpe, comprueba si has sido tú el causante del corte.

  4. No adoptes la costumbre de llamar sólo en casos de urgencia. Eso no es trato de amigos.

  5. No seas tacaño. No llames sólo a las horas de "tarifa reducida", es decir, cuando toca o en fines de semana. Una llamada breve en cualquier momento del día sería ideal.



  6. Las llamadas son gratuitas y no pagan impuestos.

  7. No olvides decirle a Dios que te deje en el contestador todos los mensajes que quiera y cuando quiera.

  8. Toma nota de las indicaciones que Él te diga para que no las eches en olvido.



Y si eres católico y a pesar del cumplimiento de estas reglas la comunicación se torna difícil:

   9. Dirígete con toda confianza a las oficinas del Espíritu Santo. Él restablecerá la comunicac
ión.

0 comentarios: