jueves, 4 de mayo de 2017

El tiempo y el amor

Seguramente podemos encontrar muchos ejemplos de amor filial, pero la historia que comparto este semana me ha emocionado de verdad.

Casi siempre aparece la madre como protagonista que se desvive por sus hijos, pues es lo más frecuente. Pero en la historia de esta semana sucede al contrario.


La madre ha perdido la memoria y no reconoce a las personas, sin embargo no está sola: un gesto de amor que no puede ser correspondido la acompaña. Porque el amor de verdad está en darse sin esperar recompensa alguna.

Se titula El tiempo y el amor, y espero que os guste tanto como a mí.

===============
El tiempo y el amor 

- Buenos días, señora Carmen.

- Buenos días.

- ¿Qué hace ahí parada? Se va a quedar usted congelada.

- Estoy esperando a mi hijo. Se fue a comprar hace un rato, pero parece que se retrasa –añadió la anciana, consultando su reloj.

- No se preocupe, seguro que no tardará. ¿Le importa que le haga compañía?

- Gracias, hijo, no te molestes. Seguro que tienes cosas mejores que hacer que acompañar a una vieja como yo. Alguna moza afortunada te estará esperando…

- No es ninguna molestia, se lo aseguro. Nos sentaremos en este banco y esperaremos…

Y Miguel, como cada mañana, se sentaba junto a su anciana madre, esperando a un hijo que jamás estuvo tan cerca…


La Historia de la Semana

0 comentarios: