viernes, 9 de octubre de 2015

Decálogo de la buena convivencia

Hoy día es prácticamente imposible vivir aislado de los demás. La propia dinámica de la vida nos lleva a estar rodeados de personas.

Y un aspecto fundamental de las relaciones humanas es la convivencia, el saber estar, el saber compartir nuestra experiencia.


Cuando se logra una buena convivencia se construye un ambiente agradable y feliz que ayuda a acometer todo lo que sea necesario. Por eso es un buen síntoma de madurez el saber estar al lado de las personas, desarrollar las habilidades de acompañamiento,... y son cualidades que un buen líder tiene que ejercer.

Comparto esta semana un Decálogo de la buena convivencia, que espero nos ayude en este arte de saber estar con los demás.

=====================
Decálogo de la buena convivencia



1. No juegues nunca con los sentimientos de los demás. No avergüences a nadie, y mucho menos delante de otras personas.


2. Niégate a mortificar a otros con ocurrencias, sutilezas y genialidades, por muy superior que te creas en inteligencia, cultura, dinero, propiedades, poder, belleza, aptitudes... El humillado nunca lo olvidará.

3. Procura actuar siempre con justicia o, mejor aún, con cordialidad. De ese modo evitarás resentimientos y hostilidades. Una manera óptima de servir al prójimo consiste en amarlo.

4. No te dejes llevar por nerviosismos, impaciencias y egoísmos, que conducen irremediablemente a la insatisfacción y al descrédito. 


5. Nunca cortes las alas de la ilusión y de la esperanza a tus colaboradores; la esperanza y la ilusión alegran el corazón del ser humano y lo impulsan hacia otras realidades y espacios a veces insospechados.

6. Sé respetuoso con los demás. Sé correcto en el hablar. Procura no falsear nunca la verdad ni disfrazarla. Jamás perjudiques a nadie ni de palabra ni por escrito.

7. Aprende a acoger con una sonrisa. A veces es difícil sonreír. Sin embargo, ofrecer una sonrisa a alguien, en un momento determinado, puede aportar satisfacciones interiores y recompensas inesperadas.


8. Sé una persona emocionalmente estable. No pases de los gritos a la charla sosegada, de la alegría incontrolada a la depresión y las lágrimas.

9. Interésate por quien camina a tu lado triste, agobiado, preocupado; pero siempre dentro del mayor respeto por su intimidad. Saberse acompañado en los momentos difíciles, y de una manera incondicional, es el mejor remedio y la mayor demostración de una auténtica amistad. Es una de las grandes conquistas humanas.

10. Si quieres triunfar ante los demás, 'aprende a escuchar', 'ten paciencia', 'habla con ponderación' y aprende a 'ponerte en la piel del otro'. 




La Historia de la Semana

0 comentarios: