lunes, 27 de julio de 2015

Ruta Jacobea 2015

Acabamos de terminar la Ruta Jacobea de este año 2015, que ha estado caracterizada por la universalidad: nada menos que 26 participantes de 8 nacionalidades.
 
Astorga. Palacio Episcopal, obra de Gaudí

Como todos los años anteriores, comenzamos nuestra peregrinación en Astorga, para recorrer los casi 300 km que nos separan de Santiago de Compostela entre el 12 y el 23 de julio, dejando un día y medio para conocer la ciudad, descansar y compartir con toda la gente que llega esos días.

En la Taberna de Gaia
Descansando en Foncebadón














El desglose de las etapas ya está recogido en otras entradas del blog, como en ésta del año 2013, y hay diversos artículos de los años anteriores que se pueden ver en este enlace, por lo que me limitaré a compartir los sentimientos que esta nueva edición de la Ruta ha despertado en mí.


La Cruz de Ferro
La Puerta del Perdón, Villafranca















Aunque parecía que el número de participantes y la diversidad de lenguas iba a ser un obstáculo para integrarse en el grupo, en poco tiempo ya logramos formar una sólida unidad para ayudarnos en el camino y formar una familia durante estos días de peregrinación. 

En el crucero de O Cebreiro

La primera etapa concluye en Fondebadón, donde después de descansar un rato pudimos degustar una buena cena medieval en La Taberna de Gaia, que tan bien nos trata todos los años.

   
Monasterio de Samos
Portomarín


Un lugar de especial significado es el Monte de O Cebreiro, ya entrados en Galicia, donde tuvo lugar un milagro eucarístico que se hizo mundialmente famoso en la edad media y donde tenemos un crucero muy bien conservado donde nos hicimos la foto de familia.

¡El camino continúa!









   

Durante el camino nos ha acompañado la bendición del peregrino que se imparte desde la edad media a los que hacen el Camino de Santiago. Aquí la transcribo a continuación porque es muy bonita y merece la pena leerla de vez en cuando: 

Señor Jesucristo que sacaste a tu siervo Abraham de la ciudad de Ur de los caldeos, guardándole en todas sus peregrinaciones, y que fuiste el guía del pueblo hebreo a través del desierto, te pedimos te dignes bendecir a estos hijos tuyos que por amor a tu nombre peregrinan a Compostela.

Sé para ellos compañero en la marcha, guía en las encrucijadas, albergue en el camino, sombra en el calor, luz en la oscuridad, consuelo en sus desalientos y firmeza en sus propósitos; para que por tu guía lleguen incólumes al término de su camino y enriquecidos de gracia y de virtudes vuelvan ilesos a sus casas llenos de saludables virtudes y perenne alegría.

Marchad en nombre de Cristo que es Camino y rezad por nosotros en Compostela.
Por Jesucristo, nuestro Señor. 

Velada en Arzúa
Velada en Arzúa


Otro lugar importante del camino es el Monasterio de Samos, donde desde las primeras peregrinaciones se acogía a los peregrinos que iban hacia Santiago dándoles alojamiento, reposo y comida, siguiendo la tradición iniciada por San Benito.

Y la marcha sigue y sigue y sigue...


Por fin llegamos al Monte del Gozo

El camino continúa hacia Portomarín, y una vez superados Palas de Rey y Melide, llegamos a Arzúa, donde repondremos fuerzas para afrontar la última etapa de unos 40 km. que nos llevará hasta Santiago, y donde pasamos un rato muy agradable con una velada improvisada antes de irnos a dormir.

Estos son los grandes protagonistas de nuestra ruta de este año:






 
Cuando llegamos al Monte del Gozo, después de 10 horas desde que salimos de Arzúa, comprendemos bien el nombre que le han dado desde tiempo inmemorial: ¡por fin estamos a las puertas de la ciudad y aunque agotados, nos alegra saber que ya estamos cerca!

Y una vez descansados, asistimos a la Misa del Peregrino y visitar la Catedral. Como no todos pudieron ver el famoso botafumeiro en acción, aquí va un video para poderlo contemplar.
 


Y casi sin darnos cuenta, se nos han pasado los días volando y tenemos que regresar a nuestras casas con el corazón lleno de espiritualidad, recordando que el final de un camino es el principio de uno nuevo, y que, como dice un proverbio de Fernando Rielo, caminos para el cielo hay muchos, para ti uno solo

Y este ha sido un breve resumen de nuestra Ruta Jacobea 2015. ¡Muchas gracias a todos y os esperamos el próximo año!
 

En Santiago, en el último crucero


La Historia de la Semana

0 comentarios: