viernes, 12 de abril de 2013

Libertad

Libertad, felicidad, madurez: grandes conceptos que todo el mundo aspira a tener y disfrutar, pero que a veces se muestran un poco esquivos.

¿Dónde radica la libertad? ¿Cuándo llegamos a la madurez? ¿Qué hacer para alcanzar la felicidad? Son preguntas que seguramente alguna vez todos nos hemos hecho y la respuesta no es tan fácil de encontrar..

En la historia de esta semana comparto unos relatos breves y sencillos de Anthony de Mello que arrojan un poco de luz sobre estos temas tan importantes.

¡Espero que sean útiles!
=========
Libertad

Un oso recorría constantemente, arriba y abajo, los seis metros de largo de la jaula.

Cuando al cabo de cinco años, quitaron la jaula, el oso siguió recorriendo, arriba y abajo, los mismo seis metros, como si aún estuviera en la jaula.

…Y lo estaba…para él…, porque ​los muros que nos aprisionan son sólo mentales muchas veces...

========
Felicidad 

Decía un anciano que sólo se había quejado una vez en la vida: cuando iba con los pies descalzos y no tenía dinero para comprarse zapatos. 

Entonces vio a un hombre feliz que no tenía pies...y nunca más volvió a quejarse.

========
Madurez

Un maestro prometió a un discípulo que había de revelarle algo mucho más importante que todo cuanto contienen las escrituras. 

Cuando el discípulo, tremendamente impaciente, le pidió que cumpliera su promesa, el maestro le dijo:

“Sal afuera, bajo la lluvia, y quédate con los brazos y la cabeza alzados hacia el cielo. Esto te proporcionará tu primera revelación”.

Al día siguiente, el discípulo acudió a informarle: “Seguí tu consejo y me calé hasta los huesos… y me sentí como un perfecto imbécil”.

“Bueno” dijo el maestro, “para ser el primer día, es toda una revelación, ¿no crees?”.

La Historia de la Semana

0 comentarios: