miércoles, 23 de noviembre de 2011

La tienda de semillas

A Dios rogando y con el mazo dando.

Seguramente hemos dicho muchas veces esta expresión del refranero castellano, y seguro que de medio mundo, para indicar que lo que uno debe hacer no lo puede dejar a otros, ni siquiera dejárselo a Dios.

La historia de esta semana es un breve relato en el que de una forma muy bonita nos hace repensar en esta misma idea. 

A veces podemos pensar que con tener una buena idea ya es suficiente. Pero la realidad nos enseña que esa buena idea es como una semilla: nos corresponde a cada uno de nosotros hacerla crecer y fructificar.

===============
La tienda de semillas

Una mujer soñó que entraba a una tienda en el mercado y para su gran sorpresa se encontraba nada menos que al mismo Dios atendiéndole.

-¿Qué se vende aquí? –preguntó.


-¡Todo lo que desee su corazón! -contestó Dios.

Apenas creyendo lo que escuchaba, la señora decidió pedir lo mejor que podía desear un ser humano.

-Quiero una mente tranquila, amor, felicidad, sabiduría y estar libre de temores, dijo. Ah!, y no sólo para mí sino para todas las personas del mundo.

Dios sonrió y le respondió diciendo:

-Creo que no me has entendido, mujer: aquí no vendemos los frutos, aquí sólo vendemos las semillas...


La Historia de la Semana

0 comentarios: