domingo, 8 de noviembre de 2009

El Alfarero

Educar es un reto difícil pero apasionante (¡que se lo digan a los padres!), que requiere del educador -¡del buen educador!- poner todo de su parte para el bien del educando.

Me han enviado esta animación 3D que recoge muy bien esta idea y me ha parecido una pequeña joya por su sencillez e inocencia. Educar no es sólo transmitir conocimientos sino 'dar vida', 'insuflar espíritu' en la materia que estamos moldeando. O sea, poner todo nuestro corazón y nuestro ser en el acto educativo.

También hay otra idea que me ha sugerido el cortometraje: nosotros mismos somos producto de un acto de amor, procedemos de esa arcilla que se va moldeando con amor y ternura.

Y sin más, aquí os dejo con El Alfarero. ¡¡Espero que os guste!!





Cuestiones para trabajar sobre el video:
* ¿qué la falta al aprendiz?
* ¿cómo es la enseñanza del maestro?
* ¿cómo es la relación entre el maestro y el discípulo?
* ¿cómo interpretas el 'soplo' del maestro?
* ¿qué efecto produce el acompañamiento cuando no le salen las cosas?
* ¿es posible aprender de los errores?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Genial!!!. Es una bella historia, en la que las cosas bien hechas provienen del corazón. Cristina

Anónimo dijo...

Genial¡¡¡¡ Todas las cosas bien hechas salen del corazón. Cristina

Maria Jose Diaz dijo...

Cuando no quieras hacer las cosas a tu imagen y semejanza, dejarás a Dios ser quien es y tú serás...su alfarero.

CORPUS dijo...

El corazón nos lleva a lugares recónditos donde la razón no llega ...que así sea.