miércoles, 10 de diciembre de 2014

El valor de una sonrisa

Una de las características de las sociedades modernas suele ser la despersonalización.

Cada persona va por su lado, más atenta a los propios intereses que al bien comunitario, más atenta a satisfacer los gustos personales que a ver sus consecuencias en los demás.

Y nos olvidamos que hace falta muy poco para acercarnos al otro, para ayudar, para no ser una carga,... 

En muchas ocasiones basta una simple sonrisa para relajar situaciones complicadas y momentos de dificultad. Y para facilitar la empatía tan necesaria para acercarnos a los demás.

Por eso comparto esta semana este texto titulado El valor de una sonrisa, para que nos ayude a aportar un granito de arena realmente fácil y sencillo en las relaciones humanas.
==============
El valor de una sonrisa

Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho:
Enriquece a quienes la reciben
sin empobrecer a quienes la dan.


No dura más que un instante,
pero su recuerdo es a veces eterno.

Nadie es demasiado rico para prescindir de ella,
nadie es demasiado pobre para no merecerla.

Da felicidad en el hogar, apoyo en el trabajo,
es el símbolo de la amistad.

Una sonrisa da reposo al cansado,
ánimo a los más deprimidos.

No puede ni comprarse, ni prestarse, ni robarse,
pues es una cosa que no tiene valor
hasta el momento en que se da.

Y si alguna vez te tropiezas con alguien
que no sabe dar una sonrisa,
sé generoso y dale la suya.

Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa
como el que no puede dársela a los demás.

La Historia de la Semana

0 comentarios: