miércoles, 18 de junio de 2014

Viaje a San Ignacio de Velasco y San Miguelito

Después de la estancia en Santa Cruz se continúa el viaje hasta San Ignacio de Velasco, a unos 500 km de distancia, que se recorren en autobús por carreteras en su mayor parte de tierra y se tardan casi 14 horas debido al mal estado de las mismas por culpa de las lluvias.


Catedral de San Ignacio de Velasco
San Ignacio es la capital de la región de la Chiquitania, con una vegetación tipo selva muy rica en madera y ganadería. 

Llama la atención la tierra roja de sus calles (la mayoría sin asfaltar) que en esta época de lluvias se torna barro y permanece por días.


Iglesia de San Rafael
Iglesia de San Miguel
En esta zona se aprecia todavía el gran influjo que tuvieron los jesuitas durante los años que estuvieron antes de su expulsión, tanto en la arquitectura de las iglesias como en las tradiciones religiosas y sociales, organizando las conocidas como reducciones jesuitas

Gracias a estar en un lugar tan apartado se han conservado bastante bien las iglesias de estas reducciones jesuitas, que fueron restauradas en los años 80. 

Han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en ellas se celebran conciertos de música barroca de la época. 


Iglesia de San Miguel
Llama poderosamente la atención encontrar estas iglesias en madera policromada en medio de la selva, rodeadas de sencillas casas de adobe, y cómo los nativos las han mantenido durante años por su propia iniciativa.

Es una visita obligada ir a las comunidades de San Miguel, San Rafael y Santa Ana para ver estas iglesias que tanto dicen de las personas que las han cuidado, y aunque los caminos no están en buen estado, merece realmente la pena. 


Niños del Hogar
Niños del Hogar
En San Ignacio estuve en el hogar con niños sin padres a los que se les proporciona educación en un entorno familiar. Ahora viven cinco internos y los fines de semana se incrementa con los mayores.

San Miguelito es un colegio agropecuario con internado  que está situado a  unos 20 km de la capital. 

Fundado hace unos 50 años, hasta hace poco era el único colegio rural que ofertaba estudios de secundaria en más de 200 km. a la redonda. 

Actualmente, aunque poco a poco, se van creando unidades educativas en los poblados y ya no es tan necesario.


Termiteros gigantes
Carretera inacabable
En este centro, los internos, a la par que cursan los estudios para obtener el título de bachiller y poder acceder a la universidad, se forman en las tareas agrícolas y ganaderas que necesitan para vivir de la mejor manera posible en estas tierras.

Colegio Agropecuario San Miguelito
El terreno donde está enclavado el centro está en medio de la selva, con zonas preparadas para el cuidado de la ganadería. 

Estas fotos son muy típicas de esta zona de Bolivia: una calle de un poblado rural y un transporte de cientos de cabezas de ganado por la carretera principal, con vaqueros como en las películas.


San Javierito
Santa Rosa
Desde este centro se lleva también un parroquia rural que atiende la formación religiosa de cinco comunidades o poblados indígenas, la más próxima a 40 minutos en coche.

Como sólo se puede ir una vez al mes, hay que preparar a personas de la comunidad encargadas de las catequesis, que se les conoce como líderes.

La variedad de aves que se pueden observar al atardecer cerca de las lagunas es increíble. Pájaros de todos los colores van a posarse en sus nidos para pasar la noche. Y es que los atardeceres que se contemplan son increíbles, como el de esta foto.

Atardecer en San Miguelito







Viaje a La Paz y Santa Cruz de la Sierra                       Viaje a Iquitos

La Historia de la Semana

0 comentarios: